Tras el parto, es normal que te sientas con diversas molestias físicas y emocionales, consecuencia natural de traer un bebé al mundo. Para evitar que te sean muy severas, te compartimos cinco cuidados postparto para que te sientas mucho mejor, más rápido.

  • No dejes de acudir con tu ginecólogo. Es muy importante que continúes con tus revisiones, generalmente se realizan a los 15 y 40 días después del parto, para luego regresar a la periodicidad normal.
  • Acude con un fisioterapeuta. Tu cuerpo atraviesa por cambios masivos para dar vida a tu bebé y, por supuesto, tras el parto lo resientes más. Por ello, se recomienda la fisioterapia para mejorar el estado de tu suelo pélvico, así como acelerar la recuperación en el área de la pelvis, cadera y columna.
  • Haz ejercicio de forma gradual. La actividad física te ayudará a sentirte mejor en todos aspectos, incluso psicológico, sólo recuerda hacerlo de manera gradual y cuidadosa para no provocarte lesiones y siempre después de que tu médico los haya autorizado. Lo ideal es que practiques yoga o pilates, ejercicios que no son de alto impacto.
  • Duerme todo lo que puedas. Aunque es más fácil decirlo que hacerlo, es muy importante que duermas cuanto te sea posible pues la falta de sueño afecta negativamente tu salud física y emocional.
  • Come bien y mantente hidratada. Considera que una buena alimentación e hidratación no sólo te afecta a ti directamente, sino también a tu bebé cuando estás lactando. Lleva una dieta balanceada y cumple con las indicaciones de tu médico, así te sentirás mejor y ayudarás a tu cuerpo a tener los nutrientes y energía necesarios para acelerar su recuperación.
Recuerda que para que tu bebé esté bien, lo ideal es que tú también lo estés. En Sanatorio San Francisco contamos con médicos ginecólogos y obstetras para brindarte la mejor atención antes, durante y después del embarazo. Te invitamos a ponerte en contacto con nosotros para agendar una cita.